La Fundación

POR QUÉ “HUELLAS CERO”

Fundación Huellas Cero se inspira en los páramos. Nuestro logo, que a primera vista se conforma por la molécula del agua, representa en su “H 2” a las dos “huellas” que buscamos combatir: la huella hídrica y la huella de carbono; asimismo, en el interior del número cero incluimos la silueta de un frailejón, planta que representa y caracteriza el ecosistema de páramos en Suramérica.

Estos hermosos ecosistemas, además de ser refugios para una increíble diversidad de fauna y flora, cumplen un papel vital en el ciclo del agua: permiten la transformación de la neblina en un recurso hídrico. Es en lo alto de las montañas donde se condensa el agua en lagos y lagunas; estas, a su vez, dan lugar a los riachuelos y ríos que viajan hasta el mar. Colombia alberga el 50% de este tipo de ecosistemas en el mundo, y cerca del 70% del agua dulce de nuestro país depende de ellos. Si tenemos páramos saludables, tenemos agua fresca.

¿POR QUÉ EN LOS PÁRAMOS?

Conmovidos, corresponsables y comprometidos con los problemas y amenazas a raíz de la actividad humana por efecto del fenómeno de cambio climático, nuestros fundadores decidieron ofrecer sus terrenos ubicados en el Páramo de Letras (Manizales, Caldas) al servicio de la conservación de estos ecosistemas.

De esta manera, miembros de una familia manizaleña han dado un cambio radical al uso tradicional de las tierras: antes predestinadas al monocultivo de papa y a la ganadería extensiva, ahora sirven como lugar de encuentro ecoturístico donde es posible descubrir los páramos, estudiarlos, aprender de ellos, generar conciencia y llevar a cabo proyectos de reforestación.

Fundación Huellas Cero propone la conservación de los páramos mediante un enfoque humano, donde nuestros donantes y participantes tienen la oportunidad de conocer estas fascinantes tierras por sí mismos; de ofrecer sus donaciones para la reforestación de árboles y arbustos endémicos o el financiamiento de nuestras iniciativas; participar en jornadas de avistamiento de aves y conservación de fauna de la región; y también apoyarnos con un cambio de hábitos desde casa, los cuales permiten reducir el impacto en la huella de carbono y huella hídrica individual de cada persona y de cada familia.

Estamos seguros de que nuestro grano de arena hace una diferencia, y todos están invitados a apoyarnos.